FOTOGRAFÍA HUMANISTA

 
La fotografía humanista es un movimiento que tiene como objetivo principal remarcar la figura del ser humano en las fotografías. Se trata de capturar momentos de la vida de las personas sin hacer hincapié en nada accesorio que distraiga la mirada. En cierta medida este movimiento está basado en el humanismo y surgió en los años treinta del siglo XX

Se considera a Henri Cartier Bresson, Robert Doisneau y Willy Ronis como los fundadores del movimiento; en el ámbito del periodismo fotográfico se pueden destacar a los miembros de la agencia Magnum junto a autores como W. Eugene Smith. Sin duda la mayor relevancia del movimiento se presenta en la fotografía francesa en el periodo de entreguerras y amplía su ámbito más allá del fotoperiodismo a la fotografía creativa en general. Paul Almasy, Werner Bischof, Édouard Boubat, Pierre Boucher, Marcel Bovis, Brassaï, Jean-Philippe Charbonnier, Jean Dieuzaide, Pierre Jahan, Izis, Lucien Lorelle y Sabine Weiss son algunos de los representantes de este movimiento que inspiró el Grupo Le Rectangle.

A partir de 1967 Cornell Capa denomina a esa unión entre el humanismo y el sentimiento como Concerned Photography, también conocida como Fotografía social, organizando exposiciones con este tema en el Centro internacional de Fotografía (ICP). Entre los fotógrafos que han continuado en esta línea humanista se encuentran Sebastiao SalgadoManuel Rivera-Ortiz y Kim Manresa. Algunos autores como André Rouillé plantean que la fotografía de reportaje ha evolucionado a finales del siglo XX desde el humanismo al humanitarismo en el que se presentan las fotografías aisladas de su contexto humano apareciendo las personas como simples víctimas de la sociedad de consumo.

Los representantes de este movimiento en España incluyen a Carlos Pérez Siquier y Gabriel Cualladó, junto a otros miembros del grupo fotográfico AFAL y de la Escuela de Madrid.

(Fuente: Wikipedia)
ARTICULOS RELACIONADOS CON EL TEMA:


Los retratos de Henri Cartier-Bresson. Un silencio interior













Robert Doisneau, la mirada feliz











Willy Ronis, instantes robados