domingo, 21 de febrero de 2016

Ferdinando Scianna, lector del mundo

Ferdinando Scianna: Contrasto. 2011
“El mundo se escribe a sí mismo. El acto de hacer fotos está más cerca de leer que de escribir. Yo soy un lector del mundo”.

Ferdinando Scianna.

Ferdinando Scianna nació en 1943 en Sicilia, más en concreto en la villa de Bagheria, en la provincia de Palermo. Se inició en la fotografía a principios de los 60 documentando sistemáticamente las tradiciones y fiestas populares de su tierra siciliana a la vez que estudiaba literatura, filosofía e historia del arte en la Universidad de Palermo. En sus propias palabras “Hacía fotos en el pueblo, de las chicas que me gustaban, de los vecinos, de las fiestas. Siempre tenía la sensación de que lo que capturaba estaba a punto de perderse, como fotografiar Pompeya el día anterior a la explosión del volcán” Un golpe del destino o de suerte, llámenlo ustedes como quieran, hizo que el prestigioso escritor Leonardo Sciascia visitara por casualidad su primera exposición en 1963 en el Circulo Cultural de Bagheria, quedando tan favorablemente impresionado por su obra que le valió su amistad y apoyo. Cuando dos años después el joven Scianna editó su primer libro "Feste religiose in Sicilia" (1965), Sciascia escribió los textos de este y el joven fotógrafo consiguió el premio Nadar.

En 1966 se tralada a Milán e inicia su actividad como fotógrafo profesional. Al año siguiente comienza a trabajar primero para el semanario "L'Europeo" como fotorreportero y después también para "L'Expresso" como periodista corresponsal en París, donde vivió diez años. Allí conoció a Henri Cartier-Bresson que lo introdujo en 1982 en la Agencia Magnum. Hacia finales de esa década comienza trabajar en publicidad y sobre todo en moda, alcanzando algunos de sus trabajos, en especial el realizado para Dolce e Gabbana, una extraordinaria repercusión internacional. Desde entonces alterna su trabajo en moda con el fotorreportaje internacional para Magnum y sus proyectos personales que plasma en libros. Entre sus publicaciones más destacadas podemos citar "I Siciliani", 1977; "La villla dei mostri", 1977; "Le forme del Caos", 1988; "Leonardo Sciascia", 1989; "Marpessa", 1993; "Altrove, reportage di moda", 1995; "Viaggio a Lourdes", 1996; "Dormire, forse sognare", 1997, "La geometria e la passione", 2008 y "Piccoli mondi",  2012.

En palabras de Martine Frank, la esposa de Henri Cartier-Bresson y también magnífica fotógrafa: "Ferdinando, además de coleccionar fotografías, también es aficionado a los grabados, dibujos, pinturas y arte popular, y probablemente es uno de los fotógrafos más cultos de Magnum. Es un fiel amigo, un experto cocinero, un excelente escritor y un orador infatigable... En toda su obra puede observarse que siente una gran dulzura y cariño por el género femenino y donde mejor se aprecia esa sensación es, sin duda alguna, en sus destacadas fotografías de moda. Sus modelos nunca están rígidas, sino que posan en situaciones plausibles que Ferdinando ha imaginado para ellas, siempre sensuales y deseables".

Si la fotografía es, como Scciana considera, una forma de leer el mundo, en su obra se percibe el valor añadido del poso cultural al que aludía Martine Frank. No olvidemos que la lectura, lejos de ser un acto pasivo, es un acto de recreación e interpretación esforzada, tanto más exitoso cuanto mayor es el bagaje que aporta el propio lector. Es por ello que las imágenes de Scianna se nos aparecen tan sugerentes y misteriosamente bellas, pues superponen capas de conocimientos y experiencias diversas que se funden en la retina del espectador a través de la mirada del fotógrafo. Por eso cuando un ojo mínimamente educado contempla una fotografía de Ferdinando Scianna, aunque sea de moda, inmediatamente percibe que hay un plus intangible, difícil de acotar pero rotundo y que la modelo no es una simple percha para vender bien un producto.

Y por hoy nada más. Les dejo, como siempre, una selección que espero que disfruten ustedes tanto contemplándola como yo preparándola. Hay procesiones, niños, penitentes, tradición, modelos de moda, vida callejera, retratos... convendrán conmigo en que la mezcla es deliciosa. Que tengan un feliz día.


Viernes Santo. Enna 1963

Sciascia, Racalmuto, 1964
Penitente. Palermo, Collesano 1963

Fiesta de Santa Fortunata en Baucina, 1963

Abruzzi, Scanno 1999

Sicilia, provincia de Catania. Caltagirone 1987

Palermo 1987. La modelo holandesa Marpessa fotografiada para Dolce y Gabbana

Fiesta dei Sant’Alfio, Cirino e Filadalefo, Tre Castagni, 1964

Fiesta de Pascua en Prizzi, 1963

Palermo, Sicilia 1963

Caltagirone. 1987

Caltagirone. 1987

Fashion show en París, 1989

Sevilla, 1988

Reportaje de moda en El Cairo. Egipto 1989

Sicilia. Fista del Crocifisso, Capizzi, 1982

Andalucía. Carmona, 1983

La actriz Maria-Grazia Cucinotta. Benevento, Italia, 1995

Maria-Grazia Cucinotta para el Lavazza Calendar, 1996

La modelo Marpessa. Bagheria 1987


© Ferdinando Scianna

Sicilia, Erice 1987

Amsterdam Marpessa en la cama 1990

Sicilia, Catania. Caltagirone 1987

Indonesia, Bali 1989

Porticello, Sicilia 2010

Dormire, forse sognare, 2013

Roland Barthes. 1977

Jorge Luis Borges, 1984

Ferdinando Scianna, 2011


No hay comentarios: